Comer frutas y vegetales siempre es y será saludable. Sin embargo se deberá en todo momento tener un gran cuidado en cuanto a su posible contaminación con bacterias patógenas. En los Estados Unidos, una de cada cuatro personas sufre de alguna enfermedad relacionada con alimentos contaminados cada año, especialmente por comer frutas y

Todos estamos en riesgo de sufrir una enfermedad transmitida por alimentos (ETA), sin embargo, aquellos menores de 5 años o mayores de 50, diabéticos, aquellos que se tratan con antibióticos o antiácidos o cuya inmunidad se encuentra comprometida son más

Las bacterias se encuentran en todos lados. Pueden encontrarse en las frutas, verduras, manos, muebles de cocina, fregaderos, incluso cuando aparentan estar limpios. A continuación presentamos una guía para ayudarlo a protegerse de las infecciones

 

En el supermercado

  • Al hacer sus compras, separe frutas y vegetales de carne, aves y pescado para evitar una contaminación cruzada.
  • Vigile que al embolsar sus compras, las frutas y vegetales se encuentren en bolsas distintas a las de la carne, aves y pescado.

En la cocina de su casa

  • Las frutas y vegetales ya sean crudos, partidos o preparados deben de guardarse en el refrigerador.
  • Utilice siempre el compartimiento de las frutas y verduras para guardarlas.
  • Guarde la carne, pollo y pescado no congelados en la bandeja específica para ello o en la parte más baja del refrigerador, debajo de los demás alimentos, para prevenir su contaminación por el goteo de los jugos de tales cárnicos.
  • Lave el fregadero con agua y jabón antes y después de lavar las frutas y vegetales
  • Siempre lave y desinfecte las tablas de picar antes y después de la preparación de alimentos. Especialmente lave y desinfecte las mesas y utensilios destinados a la preparación de carnes, pollo o pescado y antes de preparar alimentos que serán consumidos crudos.
  • Si es posible, utilice tablas de picar específicas para las frutas y verduras y otras diferentes para las carnes, pollo y pescado. Haga lo mismo con los cuchillos y utensilios. Si no, lave y desinfecte tales implementos antes y después de cortar cárnicos y antes y después de cortar frutas y vegetales.
  • Recuerde que lavar las frutas, verduras e implementos de cocina solamente remueve la suciedad visible y algunas bacterias, pero es muy importante realizar su respectiva desinfección para eliminar o minimizar el riesgo de infección. Las formas de hacerlo son variadas, la mejor es utilizar un desinfectante de fácil manejo que represente la máxima seguridad para el usuario, esto es, que sea efectivo contra los microorganismos patógenos, que no sea tóxico, que no transfiera olores o sabores a los alimentos, y no manche o sea corrosivo para los implementos de cocina (Clean-Bacter Chef).
  • Siempre lave sus manos con agua y jabón, durante 20 segundos, antes y después del manejo de frutas y verduras y antes y después del manejo de carnes, aves y pescado.

 

Lave y desinfecte las frutas y vegetales.

  • Siempre lave las frutas y vegetales, incluso aquellos cultivados en forma orgánica.
  • De preferencia lávelos justo antes de su cocinado, preparación o consumo. Utilice detergentes suaves, preferentemente neutros (Clean-Bacter Fresh). No utilice detergentes para ropa o trastes, los cuales además de contaminar el ambiente, contienen sustancias dañinas para el ser humano.
  • Cuando sea posible, frote los productos con cepillos suaves o con las manos; haga lo mismo para las frutas y vegetales con cáscara, enjuagándolos en agua corriente, con el objeto de evitar su contaminación a la hora de cortarlos.
  • No sumerja los alimentos en el agua para enjuagarlos, por la contaminación cruzada que puede ocurrir. Siempre utilice agua corriente.
  • Remueva las hojas externas de lechugas, coles y coliflor antes de lavarlas. Quite la corona o el rabo de productos como jitomates, fresas, etc. después de lavarlas.
  • Seque las frutas y vegetales con toallas desechables.Refrigere los sobrantes.
  • Pele las frutas con cáscara y guárdelas en el refrigerador.
  • Guarde los productos cortados o pelados en un recipiente limpio dentro del refrigerador.