Sabemos que las frutas y vegetales frescos son excelentes fuentes de vitaminas y minerales, fibra y otras sustancias importantes para nuestra salud. Pero ¿cuál es la mejor forma de manejarlas para conservar su frescura y propiedades antes de comerlas? A continuación presentamos algunos consejos para aplicar a la hora de preparar las frutas y vegetales:

  • Lave las frutas y vegetales solamente antes de consumirlos. Si lo hace antes de almacenarlos, se arruinarán con mayor rapidez.
  • La mejor forma de lavar las frutas y vegetales es tallándolos suavemente bajo agua corriente. Si éstos son lo suficientemente firmes, como las patatas, las zanahorias o las calabazas, y la cáscara será ingerida, utilice un cepillo para tallarlos. No utilice jabones o detergentes para trastes o para ropa, y menos blanqueadores, dado que éstos pueden ser absorbidos por los productos. Este tipo de sustancias no han sido diseñadas para su uso en alimentos, e ingerirlas puede ser perjudicial para su salud. Mejor utilice detergentes especialmente diseñados para su uso en frutas y vegetales, que sean de origen natural, atóxico y biodegradable, como CLEAN-BACTER FRESH.
  • Todas las frutas y vegetales deben lavarse incluso cuando su cáscara o corteza no sean consumidas, como las naranjas o los melones.
  • Retire las hojas externas de vegetales como la lechuga o la col antes de lavarlas.

Enjuague las hojas individualmente bajo agua corriente y déjelas escurrir.

  • Una vez lavados, desinfecte los productos (CLEAN-BACTER CHEF).
  • Corte las áreas maltratadas de los productos dado de las bacterias y hongos pueden crecer en esas partes con mayor facilidad.
  • Mantenga los cárnicos crudos separados de las frutas y vegetales frescos. Utilice diferentes cuchillos y tablas para picar y cortar carnes y vegetales.
  • Siempre lave las tablas de picar, cuchillos, utensilios y sus manos después de manipular carnes crudas y antes de manipular frutas y vegetales frescos.
  • Asegúrese de mantener limpio y a una temperatura adecuada su refrigerador.

Envuelva o cubra las frutas y vegetales que haya cortado y colóquelas por encima de los cárnicos crudos.

Recuerde que una buena higiene en la preparación de alimentos es garantía de salud.